Tomás Jesús Ocaña González gana el XXXII Premio Jóvenes Compositores

 

Con su obra ‘Y sin embargo, es necesario…”’  se impuso ante otros tres compositores en la final celebrada hoy en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid

Tomás Jesús Ocaña (Málaga, 1999) se ha alzado ganador de la XXXII edición del Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE-CNDM 2021 que convocan conjuntamente la Fundación SGAE y el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) y cuya final se ha celebrado hoy en el Auditorio 400 del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

El malagueño ha obtenido el primer premio ‘Xavier Montsalvatge’, dotado con 6.000 €, por su obra Y sin embargo, es necesario…  y se convierte además en compositor residente de la Red de Músicas de Juventudes Musicales de España durante la temporada 2022-2023. JM España le encargará tres obras de música de cámara y otorgará 1.000 euros por cada pieza. Recibir este premio es fantástico, satisface la fantasía de un compositor joven de escuchar su pieza interpretada por un conjunto profesional. Ojalá este premio mantenga su continuidad para que el público pueda seguir disfrutando de las piezas de esta elevada calidad”, ha declarado Delgado.

Sobre Y sin embargo, es necesario…, obra con la que ha conquistado el galardón, Ocaña ha explicado cómo el proceso de creación partió de un aria del verismo italiano. “Pavarotti tiene grandes versiones de este género, una en particular me encanta. Me rondaba la cabeza y he aprovechado para plasmarla a mi manera. Yo solo la miro de cerca y la voy deconstruyendo”.

Juan José Solana, presidente de Fundación SGAE, hizo entrega del primer premio al compositor y recordó la calidad del reconocimiento: “El valor de estos premios es fundamental. La creación contemporánea es un activo seguro en los países de nuestro entorno, pero en España parece que no importa tanto. Ser compositor es una profesión muy difícil y es nuestro deber (y el de las instituciones públicas) fomentar y apoyar la creación contemporánea. Además, el aforo completo que hemos encontrado hoy en el Auditorio nos reconoce que gustan estas composiciones. Ellos, tan jóvenes, quieren poner todo su haber en una sola composición y componen piezas llenas de atrevimiento”.

-Juan José Solana entregó el primer premio: “El valor de estos premios es fundamental. La creación contemporánea es un activo seguro en los países de nuestro entorno, es nuestro deber (y el de las instituciones públicas) fomentar la creación contemporánea”

Palmarés completo

De este modo, el palmarés completo de la XXXII  edición del Premio Jóvenes Compositores Fundación SGAE – CNDM 2021 queda configurado de la siguiente forma: Brais Martínez Basalo (Ourense, 1994) conquistó el segundo premio ‘Carmelo Alonso Bernaola’ (3.000 euros) con su obra 22 Cristales rotos y un hilo de sangre, Francisco J. Andreo Gázquez (Gerona, 1989)se alzó con el tercer premio ‘Francisco Guerrero Marín’ (1.500 euros) con su pieza Tarantos, mientras que Josuè Blanco Balaguer (Sabadell, 1993) recibió la mención honorífica ‘Juan Crisóstomo Arriaga’ (1.200 euros) por su trabajo Pan. Todos ellos cuentan con menos de 35 años de edad. 

El ensemble Neo Ars Sonora ha estrenado ante el jurado y el público general estas composiciones, dentro del ciclo Series 20/21 del Centro Nacional de Difusión Musical-CNDM en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Además, y como en cada edición, la Fundación SGAE editará un disco promocional que reunirá las cuatro obras finalistas del certamen, con el fin de contribuir a su posterior promoción y difusión. El jurado, que estuvo compuesto por los compositores Alicia Coduras Martínez, Raquel Cristóbal Ramos, Israel López Estelche, Hermes Luaces Feito y José María Sánchez Verdú, ha seleccionado estas obras de un total de 28 presentadas a concurso.

Acerca del premio

La Fundación SGAE y el CNDM convocan anualmente este premio con el propósito de estimular la creación en el campo de la música clásica contemporánea entre los jóvenes creadores de hasta 35 años, contribuir al desarrollo y conocimiento social de nuevos lenguajes, tendencias y modos de expresión musicales. Creado en 1987 por la SGAE, se ha convertido en uno de los más importantes certámenes de su tipo, por su nivel de organización y su rigurosidad, por el prestigio de los intérpretes y de los jurados participantes.

A través de sus 32 ediciones, el premio ha servido de escaparate promocional en los inicios profesionales de algunos de los autores contemporáneos que actualmente gozan de un mayor reconocimiento y cuyas obras son habituales de los circuitos internacionales desdicados a la música actual.  Entre los ganadores de sus anteriores ediciones destacan nombres ya consolidados dentro del panorama de la composición actual, con carreras internacionales que demuestran la buena salud de la creación musical española: Agustín Charles, Mauricio Sotelo (Compositor Residente del CNDM en la presente temporada y del que puedes ver su videoentrevista completa aquí), José María Sánchez-Verdú, Jesús Rueda, Jesús Torres, Pilar Jurado, Gabriel Erkoreka, Ramón Humet, Juan Cruz Guevara, Jesús Navarro, Oliver Rappoport o Nuria Núñez, entre muchos otros, han sido protagonistas de esta cita indispensable en el apartado de la composición para ensemble a nivel nacional.

Acerca del ganador

Tomás Jesús Ocaña González (Málaga, 1999)

Amante de la lectura y profundo melómano, Tomás es un músico en constante evolución que trata de alcanzar nuevos límites en su lenguaje musical. Empieza sus estudios musicales en el Ateneo de Música y Danza de Málaga y clarinete con Rafael García Gómez, estrenando su primera pieza a los 17 años. Ha estudiado clarinete y composición en el Conservatorio Superior de Música de Málaga y en la actualidad cursa composición en el Hfmdk de Frankfurt. Atiende con bastante frecuencia cursos sobre clarinete, análisis, composición y nuevas tecnologías aplicadas a la música. Tomás ha estudiado composición con profesores de la talla de Diana Pérez Custodio o Abel Paúl López de Viñaspre.A pesar de su corta edad, se ha alzado con varios premios: Primer Premio en el I Concurso de Composición e Interpretación ACIM Málaga con la obra El último fracaso para tres clarinetes y piano (2019); Tercer Premio y Mención de Honor en el II Concurso Nacional de Composición Villa de Redován (Alicante) con el pasodoble Virguerías para Banda de Música (2019); Mención de Honor en los premios Ateneo-Universidad de Málaga 2019 en la categoría de música por La Caccia para cuarteto de trompas (2019); o el Primer Premio en el III Concurso de Composición José Andreu Navarro organizado por el C.S.M. de Málaga con la pieza Sehr Langsam para Orquesta de Cámara (2021).​

 ‘Y sin embargo, es necesario…’  de Tomás Jesús Ocaña González

“Una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.” Eso es exactamente lo que sucedió al componer esta pieza. Durante el proceso de escucha atenta de nuevas piezas con las que enriquecer nuestro universo musical, Ocaña González descubre las más increíbles óperas del verismo italiano de finales del siglo XIX. Lo que tratan de mostrar estas obras es un retrato realista (algunas veces sórdido e incluso violento) de la vida cotidiana, rechazando los temas históricos del Romanticismo. Con esta pieza se ahonda en los materiales musicales utilizados por estos compositores, se miran desde un microscopio y se exprimen hasta llegar a la misma esencia de los sentimientos que querían expresar. Y de esta manera poder plasmar la verdadera vida cotidiana, sin ataduras de épocas ni clases. La locura, el amor, la pasión, la violencia, la felicidad efímera, el desapego…La búsqueda de una expresión sincera de la vida y un descubrimiento que va mucho más allá de lo que podríamos esperar jamás.